G586revolcon
  • 11 Pistas
  • Fecha de lanzamiento 01/05/1998
  • Artista:

Estaba claro que lo iban a hacer, que el “Piñas”, César, Alén, Kolibrí y el Kutxi la iban a volver a armar: sólo era cuestión de tiempo. Así las cosas, y tras su leve paso por el mundo multinacional, tras el bautizo de fuego que supuso La Patera, ya está en la calle Revolcón, el nuevo CD de Marea en esta ocasión editado por GOR.

El disco fue grabado y mezclado durante el mes de agosto del 2.000 en Sonido XXI (Esparza de Galar, Navarra) bajo la supervisión de los hermanos San Martín, quienes también se ocuparon junto con Marino Goñi y el propio grupo de las labores de producción.

Diez canciones nos ofrece, con un buen número de potenciales singles entre ellas: Barniz, Incandescente, Amor temporero, Corazón de mimbre, El perro verde, Duerme conmigo, Canto de tierra seca, Prima Tristeza, Mojama y Si viene la pestañí.

Dentro del apartado de colaboraciones destacaremos las de Arantza, que se encargó de los coros, Angel Rodríguez, que se lo hizo con la guitarra de doce cuerdas, Domingo Calzado, quien se marcó el cante jondo del corte séptimo, e Iker Piedrafita y Enrique Villareal “El Drogas”, que cantaron en El perro verde.

Revolcón: he aquí diez temas que tiran pa’ arriba, si se me permite la expresión, de esos que te ponen las pilas, quizás más vigorosos y agresivos que los de su ópera prima, pero tan directos y atractivos como aquellos; en cualquier caso, llenos de rock callejero y sabor a vida y de esa poesía sincera, veraz y verdadera tan característica de Kutxi, el poeta de mierda o trovador de contenedor, como se define en esta ocasión, hecha sin normas al uso, y que de rimar con algo únicamente lo hace con el día a día del personal, como quien le toma el pulso al barrio. Esto es, con la realidad.

En resumen, desde Berriozar, Revolcón, la nueva entrega de Marea, un grupo de y para la calle bordándolo y desbordándose a lo largo de los diez temas del CD, sin mayores artificios ni más tarjeta de presentación que su trabajo diario y su buen hacer musical, sin trampa ni cartón (y éste, si acaso… de vino).

Un último apunte antes de acabar: dicen que la música amansa las fieras; en ocasiones, también las enternece y enamora, añado. ¡Qué letras!. Ahora mismo, ¿quién da más?.

 

Oscar Beorlegui

Escribe un comentario